Blog

Ser emprendedor productivo, es poner a prueba tu resiliencia.

  • 2017-05-28

En estos últimos 4 meses a lo largo de más de 12.500Km, hemos tenido el privilegio de conocer a más de 250 emprendedores de nuestro querido Uruguay. Productores de cada localidad que nos abren sus puertas y sus historias de vida, compartiendo con nosotros el deseo profundo de vivir de lo que hacen y el sueño de un País Productivo, cargado de oportunidades.

 

Ellos anhelan un lugar mejor para sus hijos y su comunidad y lejos de perderse en palabras que pregonan lo que debería ser, lo demuestran día a día, enseñando con los hechos que la mejor forma de construir la realidad que deseamos es con el ejemplo.

 

 

El camino de un emprendedor, más aún si es productor, lejos de ser un autopista suele ser de mucha tierra, piedras y curvas, y el recorrido de estos emprendedores no es la excepción, han sufrido y montones.

 

 

Abundan los ejemplos de promesas incumplidas, planteos que se quedan en la teoría y dificultades de todo tipo, pero ellos tienen la capacidad de tomarlos como aprendizajes. Lejos de abandonar la carrera, es como si aquellos obstáculos fueran fundamento para redoblar la apuesta y resurgir con más sabiduría y más fuerza. En todos los talleres que hemos realizado, se generan valiosos intercambios, entre aquellos que recien comienzan y los que con cientos de kilómetros recorridos, hacen sus mayores esfuerzos para transmitir las experiencias vividas. Eso es crear comunidad, reforzando lazos fortalecidos por las experiencias compartidas.

 

Cuando preguntamos sobre lo que han logrado, sus historias de vida son una muestra cabal de fortaleza y dedicación.

"Salí de la probreza extrema con el esfuerzo de mis manos, mi madre nos enseñó a no bajar los brazos"

Frases como la de Elena se repiten desde Artigas a Mariscala, de Colonia al Valle del Lunarejo, sin importar localidad, edad o género, se trata de personas que aprendieron a dar lo mejor, a segui su pasión.

 

 

Y casi sin querer, en este tiempo vamos aprendiendo acerca de la resiliencia emprendedora, esa capacidad para salir más  fortalecidos y mejores ante una adversidad. Una entereza que está más allá de la resistencia, donde el partido se juega entre el obstáculo y la decisión de qué hacer con ese obstáculo.

 

¿Es capacidad? ¿Es actitud? ¿Es pensamiento positivo? Es todo eso, pero sobre todas las cosas se trata de tener un porqué y un hacia dónde y creer firmemente que cualquier cosa es posible si uno está convencido de que es capaz de lograrlo más allá de las dificultades que se presenten.

 

En cada adversidad tenemos la oportunidad de hacernos más humanos y tenemos un poder increíble cuando elegimos como vivir cada acontecimiento, cuando somos libres de escribir la historia que queremos. Basta con mirar un poco a nuestro alrededor y  así ver que estamos rodeados de personas que lo confirman día a día.

 

Mucho para seguir aprendiendo y más aún para seguir construyendo, esperamos encontrarlos en el camino para salir del “yo” y pensar en el “nosotros”, ese lugar donde los sueños son posibles.